Después de vivir varios secuestros amigdalares (rabietas) es muy probable que te plantees buscar un psicólogo infantil en Manresa para tu peque.

Los secuestros amigdalares no son solo propios de los niños; los adultos también perdemos el control, decimos y hacemos cosas de las que luego nos arrepentimos y no comprendemos cómo hemos podido llegar a esa situación. Este término lo acuñó Daniel Goleman para explicar aquellas reacciones emocionales descontroladas que suceden porque la amígdala (que reacciona ante situaciones que el cerebro relaciona con peligro) inhibe la parte que corresponde al cerebro lógico, quedando pues el pensamiento racional secuestrado por las emociones más primitivas.

En las rabietas los niños también se dejan arrastrar por lo que sienten y no son capaces de actuar de modo racional. Pero un psicólogo infantil en Manresa nos ayudará y dará las claves para saber llevar y gestionar estas situaciones. Hay que tener en cuenta que, si bien los adultos somos capaces de detectar cuando el estrés nos empiezan a superar y podemos ser capaces de manejarlo, un niño de dos años que está empezando a desarrollarse emocionalmente no dispone de herramientas para hacer frente a las frustraciones que se va encontrando.

Como padres podemos acompañarles en sus secuestros haciéndoles ver que no están solos, que estamos ahí siempre y que les vamos a ayudar en todo lo necesario. Es muy importante que los niños pequeños sientan que se les quiere, pase lo que pase, porque están aprendiendo y si las equivocaciones se trabajan con amor, el aprendizaje será significativo.

En Animus Manresa estamos especializados en psicología infantil. Tenemos un amplio equipo de expertos y pondremos a tu alcance todas las herramientas necesarias para que puedas gestionar las situaciones más difíciles del mejor modo posible fortaleciendo así el vínculo de unión y la conexión familiar.